Confía y déjalo ir

marzo 16, 2020 0 Por admin

Autora: Jackeline Escobar

IG: @sesy.escobar

A veces se piensa que al referirnos a “dejar ir” hacemos alusión exclusiva a personas o relaciones toxicas, pero existen otras situaciones que nos pueden atar y lastimar de igual manera: un trabajo en el que no te sientes a gusto, familiares, recuerdos e incluso viejas creencias o formas de actuar.

La dificultad de “dejar ir” radica, entre otras cosas, en la esperanza de volver a vivir la sensación que en algún momento esa situación nos generó (seguridad, confianza, alegría, motivación, etc.), y por ello lejos de soltarlo, lo abrazamos más fuerte, tratando de que vuelva a ser fuente de sensaciones agradables evitando así (en realidad retrasando) la sensación de pérdida y angustia.

Déjalo ir sin miedo!, esa insatisfacción respecto a tu situación actual es tu maestro y sentirlo sin miedo o culpa es una ventana de oportunidad para escucharnos y responder, por ejemplo ¿qué es aquello que esperamos encontrar afuera y que no nos generamos nosotros mismos?…

¿qué tan profundas son las heridas emocionales que nos empujan a aferrarnos a cosas externas?, ¿por qué deposito en ello la tranquilidad y estabilidad que solo debe depender de mi?. Quizá esas reflexiones nos ayuden a entender que somos los primeros llamados a darnos aquello que nos falta, porque, ¿quién mejor que nosotros mismos para saber lo que queremos y en qué medida lo necesitamos?

¿Es fácil?, claro que no, en estos casos se requiere de valor para dejar situaciones que no nos favorecen, pero siempre puedes confiar en tu maestro interno; así que si te duele, si te molesta, si te quita la paz, si no te permite dormir con una sonrisa, déjalo ir. Recuerda que tu propósito más elevado en la vida es procurarte felicidad. Y a todo lo que se oponga, pues… déjalo ir.

Te invito a leer: https://www.serlibreysanar.com/crecer/buscaba-con-quien-bailar/