India Parte I: Nunca me ha gustado viajar sola

enero 11, 2020 13 Por admin

Viajar sola…ese miedo en el estómago, responsabilidades de las decisiones, miradas de los otros y miradas inclusive de desconocidos que dicen “es mujer, cómo va a viajar sola”, preocupaciones y demás imaginarios que se trepan en tu mochila de viaje, aún sin tu consentimiento. Responsabilidades y murmuraciones que te hacen dudar de tu propia decisión, ¿realmente estará bien que me vaya de viaje sola?, y asoma por la ventana la desconfianza: “Da miedo volar en cielos que no conoces porque ahí no te queda otra que confiar en tus alas” …Wendy Ramos ( https://www.instagram.com/p/B6wji0UpFaQ/?igshid=8ywcid4slbni)

“Me voy a la India por 15 días”, decides un domingo de diciembre. ¿Te vas a ir en fiestas? Te preguntan una y otra vez, pero como no acostumbras hacer las cosas fáciles, respondes “sí, para navidad y año nuevo” y sonríes orgullosa de tu propia decisión (en beneficio de tu propio ego). Pero como nunca suceden las cosas como quieres, y mientras tienes a 249 personas alrededor tuyo en el primer avión, empiezan las nauseas de la decisión y dudas nuevamente: “y si me pasa algo, ¿quién me va a ayudar?”, y al mismo tiempo algo dentro tuyo susurra: la única persona que está contigo ahora eres tú. No se va el miedo completamente pero felizmente no te puedes bajar del avión que está camino a Francia.

El primer escenario desconocido nunca es amigable, das dos pasos hacia atrás y uno hacia adelante. Miras atrás y felizmente no hay vuelta atrás, así que te tomas una pausa para sentarte, mirar y entender cómo funcionan las cosas en ese lugar desconocido (Nueva Delhi). De pronto, te toca “la gracia”, esa magia que aparece cuando menos la esperas y te encuentras con personas que jamás esperaste, en las que puedes confiar y te ofrecen mucho más de lo que tú creías que necesitabas (Hospedaje en Nueva Delhi).

Al tercer día asoma la confianza, porque ya te moviste en tuk tuk, en tren, en metro y demás medios de transporte que usan los demás lugareños, ya eres una de ellos te dice tu bonito ego, pero también estás contenta de haber aprendido a moverte por ti misma. Sin embargo, sigues sintiendo la necesidad de esconderte, que no te miren, porque cualquier error que cometas podrían observarlo, y eso tu ego no lo permite.

Hasta que llega nuevamente “la gracia”, ese corazón que te muestra la belleza de lo sencillo, que te enseña a confiar no con la cabeza sino con el corazón, porque cuando tu intuición dice “dale no más”, no te queda otra que confiar en tus alas. Y en el momento menos esperado, ese corazón te hace saber que ese lugar donde estás parada es tu casa, no por la invitación que te haga, sino porque tanto él como tú saben que estuviste, estás y sigues estando en ese lugar; y en ese momento el concepto de hogar se transforma, ya no importa dónde estés si estás contigo, y aprendes que estar contigo es estar en casa. (Fuerte de Amber – Jaipur).

Ese corazón…

Desde ese momento, el “Nunca me ha gustado viajar sola” cambió para escribir nuevas y diferentes historias. Firma: Un orgullo ego que está buscando un nuevo camino.

Lee también: https://www.serlibreysanar.com/juicios/permisos/